Sí, mi amigo es afgano, ¿y qué?

En los últimos días he estado, como siempre, atareada con la tragicomedia de mi relación con Jakob, pero no me decidía a escribir ni sobre la parte dramática (dos citas en la oficina de extranjería, una consulta a un abogado), ni sobre la parte amena (visita a las atracciones de la feria). Y al final otra persona ha decidido por mí: gana la tragedia.

Anoche, un joven de 17 años, armado con un hacha y un cuchillo, se subió a un tren en la región donde vivo y, sin más miramientos, hirió gravemente a 4 pasajeros inocentes que el azar había colocado en ese vagón (y que esperemos que se recuperen pronto de sus heridas físicas, ya que las mentales se quedan para siempre). El agresor bajó después del tren, atacó a otra persona más, trató de huir y fue abatido por la policía local.

Y ahora viene el detalle que hoy aún no aparece en los titulares de los periódicos respetables, pero sí en el texto posterior, a pesar de no aportar nuevas informaciones sobre el dramático hecho o los motivos: el loco homicida era afgano. Era un refugiado menor de edad que había llegado sin acompañamiento hasta Alemania y que, desde hacía dos semanas, vivía con una familia de acogida. Por alguna razón, que nunca llegaremos a saber, anoche se volvió loco.

El 24 de marzo de 2015 un piloto (alemán) con trastornos mentales conocidos, llevó a cabo su plan de suicidarse, sin tener en cuenta a las otras 149 personas que volaban con él, entre ellas 35 ciudadanos españoles. Afortunadamente, no me suena que este horrible acontecimiento haya dado lugar a reacciones racistas contra los alemanes en las costas de mi país nativo.

Sin embargo, hoy tengo miedo de lo que le pueda pasar a Jakob por la calle y en el autobús. Y si la búsqueda de piso ya era difícil antes, ahora…

2 comentarios

  1. José María Alfaro Roca · julio 19, 2016

    Personas «locas» hay en todos los sitios… (ni la nacionalidad, ni la religiosidad, ni ningún factor de distinción son descriptivos de estas personas). La locura viene de la semilla del odio, de las sombras, del temor, del rencor, de la dominación,… y de otras muchísimas situaciones que son contrarias al amor, a la alegría, a la amistad, a la compasión, a la sinceridad, a la compañía, a la bondad, a la solidaridad, a la generosidad, a la belleza, a la luz …

    Tú, a Jakob le estás tratando con amor, con alegría, con amistad, con compasión, con sinceridad, con compañía, con bondad, con solidaridad, con generosidad, con belleza, con luz,… por tanto no tengas duda de que tendrá senderos de libertad y responsabilidad que le acompañen a lo largo de su vida.

    Abrazos, … preciosa española ¡¡¡¡

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s