Una nueva alumna

Sí, he vuelto a hacerlo: he comenzado a dar clases de alemán a una mujer siria. Ya sé, ya sé, con mis hijos, mis clases de español y Jakob tenía ya más que de sobra, pero es que se trata justamente de la situación típica que discrimina a las madres extranjeras y les impide integrarse. No podía cerrar los ojos ante un caso que está ocurriendo delante de mis narices, en la calle de al lado.

Se trata de una familia que acaba de encontrar un piso aquí, en mi pueblo, y todavía se están organizando. Oficialmente tanto el padre como la madre están obligados a participar en un curso de integración. El padre lleva ya un tiempo en Alemania y desde hace unos cuantos meses va a clase y ha alcanzado nivel A1. La esposa y los hijos han llegado más tarde a la ciudad, con un programa de reunificación familiar. La hija mayor, de 7 años, recibe clases en la escuela, ya habla un poco y está aprendiendo a leer y escribir. Los tres menores, una niña de 5 y unos mellizos (niño/niña) de 3, no han encontrado todavía plaza en ninguna guardería.

Si el padre va a clase de 13 a 17 horas y necesita 30 minutos de viaje, y los turnos de mañana en los cursos de alfabetización son de 8:30 a 12:30h, con su media hora de viaje correspondiente, ¿cómo hace la madre para ir a clase y no dejar solos a los tres pequeños?

Conclusión: allá va Karen 3 o 4 veces por semana a practicar conversación y darle clases de gramática con una mano mientras con la otra hace dibujos para Sama y Savari, al tiempo que la madre escribe el vocabulario con una mano y con la otra limpia el chocolate o los mocos de Akram.

Sólo hasta que se aclare el tema de la guardería, me digo a mí misma y le repito a mi familia y a mi afgano. Pero está claro: soy una mala ayudante, que se implica afectivamente, y no puedo evitar emocionarme cuando los niños me muestran los dibujos que han coloreado, o me ofrecen gominolas (que no son halal, por la gelatina, aunque cuando se lo he explicado a “mi nueva amiga” le ha quitado importancia) y ya me veo ayudándola con los deberes cuando vaya al curso oficial o acompañándola al parque con los críos cuando el tiempo mejore.

Mi nueva alumna es muy trabajadora, tiene la ventaja de haber aprendido algo de inglés en el colegio, así que ya conoce el alfabeto y puede llenar hojas y hojas repitiendo el vocabulario. Además muestra mucha curiosidad, propone temas, hace preguntas. Es, claramente, una mujer con ganas de integrarse y me siento orgullosa de estarla ayudando.

El primer día me recibió con un plato de arroz largo (aunque no tan rico como el de Jakob) y bamia (okra), una verdura que también mi afgano pone por las nubes, pero que yo aún no había comido nunca (algún día tendré que probar la versión de Jakob). Teniendo en cuenta que eran las 3 de la tarde y a la una y media yo había almorzado lasaña con mi familia, se comprenderá que sólo me comiera medio plato y le sugiriese que la próxima vez me diera un cafecito. Ahora, ya sean las 3 o las 10 de la mañana, siempre me tiene un café preparado, y, ojo, qué café, quita hasta la migraña.

Para tener a los niños ocupados suelo llevar dibujos para colorear y, el primer día, un estuche con lápices, así como unos cochecitos para el niño, que es muy revoltoso. Así que el segundo día, comprobada mi eficiencia como maestra, yo también recibí regalos: un monedero sirio (azul y naranja, ¿alguien tiene interés?, lo envío gratis), un desodorante europeo de supermercado-descuento y unas zapatillas de estar por casa que, por suerte, pude rechazar tras demostrar que me quedaban un poco pequeñas.

Ya hemos practicado los colores, la hora, las habitaciones y muebles de la casa, así como algunos alimentos, e incluso, por el asunto de las gominolas, nos hemos adentrado en el tema de la religión… Inevitablemente seguiremos hablando del Islam, porque en una semana comienza el mes de ramadán. Se acabaron los cafecitos, hm.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s