La pesadilla del ingeniero aeronáutico

Seamos sinceros: el mundo no perdió ningún fenómeno ingenieril el día en que decidí cambiar la aeronáutica por la lengua y la literatura. No era mi vocación. Claro que me sigue fascinando ver aviones surcar el cielo y no me pierdo ni un artículo de mi colega ibadomar, pero es que él, además de sobre aviación, escribe sobre Historia. Conclusión: hace 16 años que dejé oficialmente la ingeniería y no me arrepiento… pero a veces hay situaciones en que no puedo renegar de las máquinas voladoras.

Jakob y yo tomamos té en su piso mientras repasamos sus deberes. Se está preparando para repetir en octubre la prueba de nivel B1 y tiene que mejorar en lectura y escribir una carta más elaborada, necesita conseguir los pocos puntos que le faltaron en febrero. Una vez terminadas las tareas me levanto y me empiezo a despedir, y él enciende su tele.

En la pantalla aparece uno de los episodios modernos de la saga Star Trek. Pienso que Jakob va a cambiar el canal, en busca de los musicales de Bollywood que tanto le gustan, pero no lo hace, sigue allí de pie mirando la sala de mandos de la aeronave y los extraños tripulantes: el pálido androide, el de las gafas raras, el klingón… Y yo no puedo evitar abrir la boca.

Jakob, le digo, en esta película hay personas raras que vuelan en aviones raros muy lejos por el cielo, pero eso no existe de verdad. Él asiente y responde que sabe que es una película, no la realidad. Pero yo sigo, no puedo aguantarme, tengo que explicarle que aún no hemos encontrado klingones, pero que los buscamos, y que no hemos volado fuera del sistema solar, pero sí a la Luna. ¿Tú sabes que el hombre ha estado en la Luna?

Jakob me mira horrorizado y me dice que eso no es verdad: la Luna está muy lejos y nadie sabe el camino. No es posible que un hombre haya estado allí.

Dejo la bolsa, me siento de nuevo y comienzo a dibujar órbitas planetarias. Después voy a buscar en internet unos vídeos de despegues de cohetes… y las fotos del alunizaje, claro. Aún así, no se lo va a creer del todo.

Su negativa no es parte de la conspiración contra los vuelos de la NASA, ni quiere burlarse de mí: es que en su país el conocimiento y el aprendizaje fueron prohibidos y perseguidos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s