Pobres víctimas ignoradas

Esta mañana, 12 de enero de 2019, he leído un artículo en el El País Digital con el título: “El invierno azota a los refugiados sirios en Líbano”.
El texto describe la precaria situación de los habitantes de los campamentos y su miedo a que se repitan las muertes de bebés por hipotermia, como hace algunos años. En ningún momento se pide al lector ayuda económica ni física.
Considero que el primer pensamiento que se debería tener ante una noticia semejante puede ser del tipo: ¡Pobre gente!, seguido, quizás, por otro más egoista como: ¡Que no nos pase a nosotros!
Se me ocurre leer los comentarios que han escrito otros lectores: insultos hacia los sirios, los exiliados por guerra, los refugiados en general y bromas sobre qué político o famoso español tiene una casa donde poder alojarlos.
Empatía: cero.
Muy triste.

Mismo día, unas horas más tarde. El artículo se titula ahora: “Dos muertos por una fuerte explosión en una panadería en el centro de París.”
Se describen los destrozos causados por una explosión de gas, el número de heridos es alto y el de muertos va en ascenso, una madre menciona el pánico de sus hijos al huir entre las ruinas.
¿Mi primer pensamiento? ¡Pobre gente!
¿Los primeros comentarios al artículo? Dudas sobre si no habrá sido un atentado islamista y los medios lo están encubriendo, dudas sobre si Macron intenta desviar la atención de las manifestaciones de chalecos amarillos.
Empatía: bajo cero.
Realmente deprimente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s