Cambiar el mundo

Mi amigo afgano se despierta con dolor de cabeza. Ha dormido mal y poco. Esta semana le toca turno de tarde, al salir del trabajo tiene que correr a coger el autobús, llega a casa casi a las once, a cenar en horario muy poco alemán, y además tiene un invitado especial: otro colega afgano que se esconde para no ser uno de los 32 deportados de esta semana.
Según Jakob, es un chaval normal que no ha hecho nada malo y quiere integrarse y trabajar en Alemania, pero quizás su historia de persecución no fue tan convincente como la de Jakob, o no tiene ya ningún familiar que poder contactar en Kabul para que le haga los papeles que le faltan y por eso las autoridades alemanas consideran que oculta su identidad.Zeitung2
Se esconde para no aterrizar en un país donde se siguen sucediendo los atentados. Recientemente hubo un tiroteo en un ministerio en Kabul, el número de muertos no estaba claro. Por aquí tengo un recorte de prensa sobre el informe de la ONU con el número de civiles asesinados en 2018 en Afganistán, que subió un 11%, entre ellos 927 niños, la mayor cifra desde que iniciaron su registro. Quería buscar el informe en internet y poneros el enlace, pero no tengo fuerzas, lo siento, y además no va a ayudar en nada. Los que me leéis, sois los que ya estáis convencidos de que ir a Afganistán no es buena idea.

Recorté también la noticia que decía que en Alemania viven actualmente 10,9 millones de extranjeros, uno de cada ocho habitantes somos de fuera. Seguro que algún que otro alemán se asustó al leer esto.
Si le das la vuelta al recorte, aparece otra noticia breve que dice que en 2018 hubo un récord de nacionalizaciones en Baviera, entre las que me cuento. El grupo que más cambió de pasaporte fueron los turcos, pero eso sólo hace el 12% de las nacionalizaciones, seguidos por los ex-yugoslavos, con el 7%, y un alto incremento de los británicos, el resto proviene de multitud de países diversos.

 


Alemania es multikulti, no lo neguemos, y yo lo veo bien, por lo que me toca, pero hay otra gente que opina diferente.
Por eso hoy aparece otro artículo titulado “El centro avanza hacia la derecha” (Die Mitte rückt nach rechts, Main Post, 26.04.2019), donde se habla del nuevo informe de la Fundación Friedrich Ebert (el primer presidente de la República de Weimar) sobre el extremismo de derechas, eso que en 1945 los alemanes se juraron a sí mismos que no volvería a suceder. Por si alguien quiere buscar el informe y tal, los autores principales son Andreas Zick y Beate Küpper y el enlace de la fundación en wikipedia es https://de.wikipedia.org/wiki/Mitte-Studien_der_Friedrich-Ebert-Stiftung

El informe dice lo que ya sabemos: que en este mundo en que todos podríamos convivir más o menos felices, hay un incremento constante de gente que no sabe darle otra salida a sus frustraciones personales que acusar a los extranjeros de ser el origen de todos los males del universo. Especialmente los alemanes de los antiguos estados del este, con menor número de refugiados sirios y afganos, y los países de Europa del este, que han acogido menos refugiados, son los que mayor incremento de radicales de derechas sufren, porque la situación financiera y social de estas zonas nunca llegó a equilibrarse con las occidentales y los refugiados han aparecido oportunamente para ser chivos expiatorios.

De todas las peticiones de asilo recibidas en Alemania en 2018, se concedió el permiso de residencia al 42%. Mientras en Polonia se aceptaron sólo el 14%, en Chequia el 11%. Los demás solicitantes deben ser deportados.
En Portugal, Luxemburgo e Irlanda, la cuota de aceptación de peticiones de asilo estuvo entre el 60 y el 80%, aunque, obviamente, los solicitantes fueron muchos menos que aquí en Alemania. En estos países aún no hay un incremento de los extremistas de derechas, será que su situación financiera y social de los últimos dos años no necesita chivos expiatorios.

Hoy estoy revuelta, como el tiempo atmosférico. He votado por correo en España, votaré el mes próximo en Europa, iré esta tarde con mis hijos a la manifestación de “Fridays for future” para defender el medio ambiente, haré todo lo que esté en mis manos, pero no puedo dejar de notar un tufillo intolerante en el ambiente que me disgusta y me revuelve profundamente.
Yo estudié Historia en el colegio, la aprendí con ahínco, por aquello de conocerla para no repetirla, pero el hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra una y otra vez y lo hace con ganas, puro masoquismo.
Lo siento por mis hijos.

2 comentarios

  1. Yo · abril 29, 2019

    Muy bien resumido, como siempre.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s