Cuenta un soldado…

En mayo de 1989 yo tenía 17 años y medio y estaba preparando mis exámenes de selectividad. No tenía ni idea de cómo iba a ser mi futuro, ni siquiera el más cercano, y tampoco me importaba demasiado. El muro de Berlín aún no había caído, y cuando cayó no le di la importancia que se merecía. El accidente nuclear de Chernóbil sí había ocurrido, pero no me afectaba: la nube radiactiva que impedía a los niños alemanes jugar en sus jardines no llegaba hasta Madrid. En Afganistán acababa de ser expulsado el ejército soviético y se estaba iniciando la guerra civil, pero, ¿dónde demonios quedaba Afganistán y en qué me podían atañer a mí sus guerras?

Si alguien me hubiera dicho que 30 años después estaría en un pueblecito de Baviera leyendo con fruición el informe de un soldado alemán sobre su estancia en Kabul, porque yo habría adoptado un afgano, me habría encogido de hombros, incrédula.

Achim Wohlgethan estuvo estacionado en Kabul de abril a octubre 2002, durante la implantación estadounidense del primer gobierno “democrático”, como parte de las tropas internacionales de pacificaciòn ISAF (International Security and Assistance Force) y este es el libro sobre el que voy a hacer un par de comentarios:

Wohlgetan
El libro fue escrito con la ayuda de los diarios del autor y publicado en 2008, cuando Wohlgethan ya había dejado el ejército. Para entonces las cosas en Afganistán habían cambiado un poco y desde entonces han seguido cambiando, aunque no precisamente hacia mejor.
El autor fue incorporado a una de las pocas unidades que regularmente abandonaban el campamento para realizar inspecciones y tener contacto con los civiles y con los distintos puestos de policía local. Pasó los 6 meses de servicio armado constantemente hasta los dientes, con miedo permanente a los atentados, contra su grupo o en las cercanías, con falta de sueño, con remordimiento por los “teatros” que se montaban cada que había una visita oficial en el campamento, y con la rabia de ver cómo los estadounidenses de la Operación Libertad Duradera (Operation Enduring Freedom) les ocultaban información y les impedían actuar contra ciertos elementos peligrosos, por considerarlos más manejables que los que les sustituirían de ser capturados.

Cuando regresó a Alemania había perdido 17 kilos, se sentía indefenso por no llevar armas, sufría pánico si le obligaban a salirse de un camino y pisar una pradera (peligro de minas), sentía asco ante las estanterías abarrotadas de los supermecados y los objetos desechados tras un mínimo uso, y sólo quería regresar a Afganistán, donde el paisaje y los habitantes le habían fascinado. Igual que le ocurrió a Ronja von Wurmb-Seibel.
En noviembre de 2003, Wohlgethan consiguió por fin ser destinado a Kunduz, en el norte de Afganistán… pero ese es otro libro.

El motivo principal de que os comente este libro es una situación que se describe en la página 168, cuando el autor y sus colegas (unos holandeses con los que se llevaba muy bien) visitan un hopital en el distrito de Chahar Asiab y a la salida se topan con un niño de 8 años que les explica, en perfecto alemán, que ha nacido y crecido en Frankfurt am Main, donde le gustaba mucho ir a la escuela, pero que hace 6 semanas que a su madre y a él los han deportado y ahora la escuela no le gusta porque el maestro y los otros chicos le pegan.
Wohlgethan le pone su chaqueta y su casco, le hace subir al jeep junto al conductor, y se instala detrás, con el traductor de dari… y con el maestro de la escuela, mientras los otros chicos les miran con curiosidad. Entonces dan varias vueltas por las calles del distrito y el alemán explica que el chico pertenece ahora al ejército ISAF y debe ser tratado con respeto. El maestro asiente impresionado.
Ese muchacho, ¿habrá intentado regresar a Alemania en estos últimos años?

Es mayo de 2019, además de Chernóbil ha ocurrido Fukushima y los grupos ultraderechistas proliferan de nuevo por Europa, pero, por suerte, los chicos de 17 y pico que esta semana están escribiendo sus exámenes de Abitur son los mismos que van los viernes a las manifestaciones de Fridays for Future y protestan contra las deportaciones a Afganistán. Ellos no se encogen de hombros cuando piensan en su futuro.

Este domingo hay votaciones al parlamento europeo. No os encojáis de hombros.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s