Escribe tu 2020

Cuando la profesora se levantó esa mañana, el pueblo ya no estaba. Sólo había niebla, mucha niebla, su casa y un trocito de calle. El resto del mundo no existía. La niebla se lo había tragado todo: el mal humor, la falta de solidaridad, los problemas medioambientales, la avaricia, las envidias, el racismo, los conflictos bélicos… Todo el año 2019 había desaparecido sin dejar ni rastro.

Hm, pensó ella, es un buen día para una aventura.

Entonces salió de su casa y caminó valientemente entre la nada blanca, que a ella le parecía una hoja de papel a la espera de una historia. Y a su paso, la niebla se iba disipando y descubriendo un 2020 lleno de posibilidades, con buenos propósitos que se cumplían de verdad y gente encantadora dispuesta a escuchar a sus vecinos y a colaborar con ellos. Ahora, alrededor de la casa de la profesora había muchos colores y todo estaba envuelto en una música maravillosa, pues la Orquesta Filarmónica de Viena tocaba un concierto de Año Nuevo.

La profesora caminó y caminó, hasta llenar toda la hoja con su aventura.
Y entonces regresó a casa, para que otros pudieran pasar la página y escribir la continuación…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s