Para él no hay muros ni fronteras

Según el calendario gregoriano hoy ha sido 20 de marzo de 2020, el equinoccio de primavera, pero al mismo tiempo, según el calendario persa, hoy fue 1 de hamal de 1399, Nauruz, Año Nuevo.
Hasta hace tan solo 3 días, las noticias principales sobre Afganistán en cadenas como Aljazeera y Tolo News giraban todavía en torno al conflicto Talibanes vs. Ghani vs. Abdullah. De pronto todas las noticias hablan sobre la expansión del virus corona. Porque todos hemos oído hablar de los casos maquillados y disimulados en Irán, pero pocos han escuchado/leído al ministro afgano de refugiados y repatriados, Sayed Husain Alemi Balkhi, diciendo que a través de la ciudad de Herat están entrando a diario al país del orden de 15.000 personas que hasta poco antes vivían como refugiados en Irán y que ahora regresan huyendo del contagio.

Las cifras oficiales de hoy daban 24 casos positivos de corona en Afganistán. Hm, hm. Suena a maquillaje iraní o a falta de medios de detección. El primero de los infectados, Wahid Ahmad, anuncia en Tolo News que, después de una estancia de un mes en el hospital de Herat, se ha recuperado, gracias a su fe en Alá. La siguiente noticia que me recomiendan leer tras esta dice: los talibanes prometen no entorpecer el paso del personal sanitario, aunque ellos consideran la pandemia como un castigo divino (y piensan seguir matando soldados afganos, como los 22 de anoche).

El deseo de Año Nuevo de los entrevistados delante de las mezquitas (casi vacías gracias a la discutida petición del gobierno de Ghani de que la gente permanezca en sus casas) era principalmente: que los tres grupos que se pegan por el poder se pongan de acuerdo para colaborar juntos frente al nuevo enemigo.

Los bazares se quejaban ya de pérdidas terribles en una fecha tan señalada; los restaurantes suplicaban que no les obligaran a cerrar, porque se arruinan; los precios de algunos alimentos básicos se han duplicado en 24 horas, especialmente la harina, que viene de Pakistán, donde ya han cortado las carreteras de acceso al país vecino; y los expertos chinos han incorporado hoy a los afganos en las videoconferencias en las que comparten sus experiencias con el corona.

Bien, vosotros podéis pensar ahora lo que queráis, cada cual tiene sus propios problemas y preocupaciones. Pero yo tengo en mente dos imágenes que me cuesta olvidar.
Una es de un vídeo que circula por Facebook y he tenido la desgracia de ver en el móvil de mi ahijado afgano: muestra el cadáver de otro joven afgano, fallecido en un campamento de refugiados en Irán a consecuencia de una infección de virus corona. Su cuerpo está cubierto por una alfombra persa, su rostro, a medias, por un mascarilla, y la voz de quien graba el vídeo pregunta con desesperación si alguien reconoce al fallecido y puede, por favor, avisar a la familia.
La otra imagen es de otro campamento de refugiados, esta vez más cercano a nosotros. Es el incendio del pasado día 16 en Moria, Grecia, donde falleció una niña. Sobre la incidencia del virus corona allí no hablaban todavía en esa noticia.

Cuidaos mucho y cuidad a los demás.
Y si alguien quiere, que firme la petición para proteger a los refugiados contra la pandemia.
En alemán:
https://www.change.org/p/leavenoonebehind-jetzt-die-corona-katastrophe-verhindern-auch-an-den-außengrenzen
Y también en español:
https://www.change.org/p/comisión-europea-nodejesanadieatras-evitemos-la-catástrofe-del-coronavirus-ahora-también-en-las-fronteras

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s