Trenes milenarios

Hoy ha comenzado en Alemania el segundo confinamiento duro, después de que el ligero de noviembre no haya funcionado como se esperaba. Hablaba ayer sobre esto con mi ahijado afgano, que ya no puede ir a la peluquería y tendrá que raparse él mismo el pelo al cero, como ya hizo en el primer confinamiento de primavera. Comentábamos también las fotos del periódico con las enormes colas de gente delante de distintas tiendas para conseguir comprar los últimos regalos de Navidad antes del cierre de los negocios, de momento hasta el 10 de enero.
De pronto mi afgano expresa un deseo: “Necesito unas tijeras buenas para plantas…” Sé que en el alféizar de una de sus ventanas tiene cuatro macetas: una de ellas con una Flor de Pascua (Euphorbia pulcherrima, especie de origen mexicano) que le han regalado, otra con una planta de flores rojas, otra con algo verde que casi parece un arbusto de jardín y la última con un bambú que ha heredado de la anterior inquilina. Ninguna parece necesitar urgentemente una poda, pero es que no ha terminado de explicarse. “…Para plantas y árboles, para mi tío (momó, el hermano de su madre). Su vecino tiene unas, alguien se las ha traído desde Europa y él las ha probado y le gustaría tener unas así”.
Ajá, ya conozco este juego, se llama: adivina la marca-modelo-fabricante del producto, porque a nadie se le ha ocurrido hacer una foto de la etiqueta. Hemos jugado a esto en noviembre: “Quiero comprar una chaqueta de invierno, un modelo nuevo que ha salido ahora y está de moda y abriga mucho.” Menos mal que después la vio en los grandes almacenes.
Afortunadamente no se trata de un regalo de Navidad que haya que comprar con urgencia, su tío no va a podar árboles ahora, con 40 cm de nieve. Le respondo: “Cuando pase el confinamiento iremos juntos a una tienda de bricolage.” Él me da las gracias y seguimos charlando.
Sobre el atentado que ha costado la vida al vicegobernador de la provincia de Kabul no hablamos, porque a esa hora aún no nos habíamos enterado, pero sobre la inauguración de la nueva línea de ferrocarril sí hablamos.
Hasta ahora Afganistán disponía de tres líneas ferroviarias, todas ellas en el norte del país, hacia los vecinos norteños, y sólo para transporte de carga: de la ciudad de Masar-e Sharif hacia Uzbekistán (2011), de Torghundi, una población al norte de la provincia de Herat, hacia Turkmenistán (ruta del lapislázuli, 1960, renovada en 2017), y de otra pequeña población fronteriza llamada Aqina en la provincia de Faryab, a mitad de camino entre las dos ciudades anteriores, también hacia el interior de Turkmenistán (2016).

Desde hace un par de días existe una cuarta línea que discurre desde la ciudad de Herat hacia el oeste y enlaza en la ciudad iraní de Khaf con la red existente en dirección a Turquía y los puertos del mediterráneo, y hacia el sur a los puertos iraníes del Golfo Pérsico y el Océano ìndico. Esta línea será en primer lugar para el transporte de carga, como las 500 toneladas de cemento del día de la inauguración, pero los gobiernos iraní y afgano han anunciado que también circularán trenes de pasajeros. Los actuales proyectos ferroviarios de Pakistán e India hacia Afganistán, en distintos grados de evolución, se limitan a la explotación de los minerales afganos, así que poder viajar en tren por Afganistán seguirá siendo una excepción.
La palabra dari para el tren es trn, ya que no se escriben las vocales átonas ( ترن ), pero se pronuncia tren o terén 🙂

Emocionado por la nueva línea de tren, mi afgano me cuenta una anécdota: En unos terrenos cerca de la casa de su tío, a las afueras de la provincial de Kabul, en dirección a Wardak, de donde él es, hicieron unas obras y debajo aparecieron unas viejas vías de tren. “Nadie sabe cuántos cientos de años llevaban enterradas ahí”.
Ay, pobre.
Es mi deber estropear sus fantasías y explicarle que, si los primeros trenes en España circularon a partir de 1848, no creo que su vía muerta llegue a un siglo. Pero me va a pasar como cuando le expliqué lo de los viajes a la Luna: no me va a creer del todo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s