El viaje imaginario

Mardi, 14 avril 2020
Lo mejor de hacer las maletas para partir en un viaje imaginario es que no pesan nada y cabe absolutamente todo. Esta vez no me preocupa el pronóstico del tiempo, puedo llevar todo tipo de chaquetas y calzado para cambiarme a conveniencia – y también puedo imaginarme directamente el tiempo que más me apetezca, por ejemplo: sol radiante y brisa fresca.

La lectura para el trayecto en tren (durante la pandemia también hay que cuidar el medio ambiente, por eso vamos en tren y nuestras botellas de agua son de aluminio) se compone de algunos de mis autores franceses favoritos (aunque la mayoría los he leído en alemán): Zola, Saint-Exupéry, Annie Ernaux, Pierre Lemaitre, Françoise Lelord, Philippe Claudel, Anna Gavalda, Philippe Djian y, por supuesto, Éric-Emmanuel Schmitt con su genial “Ulises from Bagdad”.
También llevo conmigo, sacado de la biblioteca de la universidad, el primer libro que he leído completamente en francés: “Persépolis”, de la iraní Marjane Satrapi. Claro que tiene truco, porque es una novela gráfica 😀

El tren de alta velocidad es cómodo, no traquetea, sino que fluye tranquilamente, como el río Rin, y así los minutos vuelan entre la lectura y la observación del paisaje. Voy canturreando mis canciones francesas favoritas: “Je veux” de ZAZ, “Dernière Danse” de Indila, “Moi… Lolita” de Alizée y, claro, “Voyage, voyage” de Desireless.

Como no hay que parar en la frontera, el primer contacto con la Alsacia es el Flammkuchen del almuerzo. Hm, delicioso a pesar de ser “del bistró del tren”. A media tarde llegamos a nuestro primer destino, dejamos las maletas en el hotel y salimos a descubrir la ciudad. Después de tantas horas en el tren se agradece el paseo. Creo que me voy a animar a subir a la torre de la catedral.

Mercredi, 15 avril
Cuando yo vivía en Madrid era una española rara, con una influencia alemana fuerte, y ahora soy una alemana rara, no puedo negar mi inclinación latina. En cualquier caso siempre he sido una europea estupenda y por eso me alegro enormemente de pasear por esta ciudad: Estrasburgo, una ciudad que ha sido alternativamente alemana y francesa, y que en estos momentos puede considerarse la capital de Europa.

La catedral, el palacio Rohan, el Parlamento Europeo, el paseo en barco y las visitas a los museos, todo eso podéis imaginároslo vosotros mismos con ayuda de las fotos que hay en internet. Yo voy a coger el tranvía para ir a la parada Hœnheim Gare y echar una mirada rápida al diseño de la arquitecta irakí Zaha Hadid que le valió el premio Mies-van-der-Rohe. Hm, hm, qué bien que sólo me ha costado un par de segundos…

Mientras tanto mi marido anda como loco imaginando un restaurante donde comer caracoles. Los probó por primera vez cuando estuvo trabajando en Madrid y le encantan. Yo estoy viendo que descifrar la carta del menú no siempre es tan sencillo. A ver: Rognons de veau déglacés au cognac avec pommes de terre sautées, râble de lapin rôti avec frite de polenta, onglet à l’échalote mariné au sésame avec frites fraiches

Al final me decanto por cosas más sencillas, porque el restaurante es imaginario, pero nuestra hambre no y ya sabéis que los experimentos culinarios no son mi fuerte. Al mediodía toca le gratin de spätzle au munster y por la noche une salade alsacienne: cervelas, gruyère, oeuf dur.

Jeudi, 16 avril
Hoy hemos llegado a nuestro segundo destino, que también es Patrimonio de la Humanidad: Besançon, la ciudad más verde de Francia, lugar de nacimiento de Víctor Hugo.

La atracción principal es la magnífica ciudadela, cuya primera piedra se puso en 1668, momento en que la ciudad no era oficialmente francesa, sino que se encontraba bajo control de la corona española, después de haber sido durante bastante tiempo ciudad libre dependiente del Sacro Imperio Romano Germánico. Muy multikulti 🙂

Para imaginarnos de manera fidedigna la ciudadela y todos los bastiones defensivos de la ciudad, decidimos echar una partida al juego de mesa “Carcassonne”. Hala, a construir ciudades amuralladas y castillos.

Esta vez regreso al hotel totalmente agotada, pero feliz. Besançon me ha gustado muchísmo, me alegraré de poder regresar algún día en un viaje real. Pero ahora ya tengo ganas de subirme de nuevo al tren. Mañana por fin llegaremos al destino final: la casa rural donde se alojan mis amigos Pilar y Michiel, que son arqueólogos y están excavando imaginariamente cerca de la frontera suiza ¡Cómo me alegro de volver a verlos! Va a ser un fin de semana estupendo.

¿Y vosotros a dónde váis en vuestras vacaciones imaginarias?

Carcassonne

Ulysse from Bagdad

Como no tengo ánimos para hablar de la pobre Susanna (14) ni de su asesino, os voy a presentar a otro iraquí más digno de nuestra atención: el que aparece en el libro que acabo de terminarme, “Ulises from Bagdad”, del francés Eric-Emmanuel Schmitt.

Este libro se publicó originalmente en el 2008, pero ha tardado hasta el 2015 en ser traducido al alemán, que es como yo lo he leído, y eso me extraña, porque aquí ya eran muy conocidas algunas de las otras novelas del autor, de las que incluso hay películas, como “Óscar y la dama rosa” y “El señor Ibrahim y las flores del Corán”, con Omar Sharif.

Bueno, al grano. Se trata de la historia de Saad Saad, nombre que, como él mismo explica, significa “esperanza esperanza” en árabe y “triste triste” en inglés. Saad crece durante la dictadura de Sadam Hussein, y, aunque es feliz con su familia, comprende desde joven la injusticia que resulta de haber nacido, por casualidad, a cierto lado de una línea imaginaria llamada frontera.
Tras la muerte de varios seres queridos, Saad se decide a huir de Irak y así comienza su Odisea en dirección a Londres. El único acompañante que resistirá a su lado durante este largo y tortuoso viaje, será el fantasma de su padre, un personaje muy tierno y con estupendos puntos humorísticos.

No cuento más, leedlo, merece la pena.

Pero tres detallitos voy a mencionar, en traducción libre de la traducción alemana:

Prólogo: Habría deseado que me fuera posible crecer allí donde nací, desarrollarme y morir en el mismo lugar, como un árbol… Esa sensación de felicidad me ha sido robada y la culpa es de la guerra, la dictadura, el caos, un sufrimiento inconmensurable y demasiados muertos.

Capítulo 1: Cualquier iraquí que haya sobrevivido a esta época le puede asegurar a los señores de la Naciones Unidas, que un embargo es en realidad la mejor manera de castigar adicionalmente a un pueblo desafortunado y al mismo tiempo reforzar a sus líderes… Antes del embargo, en Irak no se respetaban los derechos humanos; en los 10 años que duró el embargo, tampoco fueron respetados. Y además no había forma de alimentarse adecuadamente, ni de comerciar. Se dispararon los casos de poliomielitis, se incrementaron los robos y la corrupción. Sadam dejó de ser responsable de nuestras desgracias, si faltaban alimentos o algo no funcionaba, se echaba la culpa al embargo.

Capítulo 12: “Papá, ¿has visto cómo se han comportado?… Parece que no estén convencidos de que nosotros seamos seres humanos.” “Tienen miedo.” “¿Ah, sí?¿Hay que tener miedo de alguien que ya no posee nada en este mundo?”

El asesino de Susanna poseía los medios para subir a un avión y escapar “a casa” intentando huir de la justicica alemana. Eso no es un refugiado.

Un refugiado, como Saad bien le dice a su padre, no es un Ulises que experimenta aventuras en un largo camino de vuelta a casa, sino lo contrario: alguien que debe abandonar su hogar sin saber a dónde le llevarán las futuras experiencias.