Ay, amor

Comienza 2019 y ya hay noticias trágicas: por un lado, un grupo de solicitantes de asilo borrachos se dedica a golpear alemanes, por el otro, un alemán con problemas mentales atropella y trata de matar a personas de aspecto extranjero en varias ciudades.

¿Dónde quedaron el espíritu navideño y la fiesta del amor?

Menos mal que también recibo noticias positivas. Mi amiga siria me cuenta que su vecina es una mujer muy amable y simpática, que siempre la saluda y le pregunta cómo están ella y los niños. Cuando se han encontrado la última vez, en la entrada de la casa de la vecina había otra mujer y mi amiga, curiosa, ha preguntado por la amiga o pariente y ha recibido una respuesta sorprendente: “es mi esposa”.

Mi amiga no estaba segura de haber entendido bien y ha preguntado de nuevo: “¿casadas?” (mientras me lo cuenta, hace el gesto de se ponerse un anillo invisible). La vecina ha respondido afirmativamente y mi amiga ha exclamado de forma espontánea: “¡súper!”.

Mi amiga explica que la vecina es grande, ancha como un hombre y con el pelo corto, no muy guapa, pero amable y simpática. Esto último lo dice dos veces y vuelve a repetir que exclamó “súper”, aunque luego reconoce que no sabe si realmente es tan súper y quiere escuchar mi opinión.

Le digo que creo que su vecina se siente muy feliz de poder casarse con una persona a la que ama. Una vecina enamorada y feliz es también una vecina simpática y amable. A mí me parece súper que las personas sean felices. Mi amiga medita y asiente.

All we need is love.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s